39.1 C
Navojoa
martes, mayo 28, 2024

¿Los baños de hielo realmente aportan beneficios? La verdad sobre esta tendencia

En la actualidad, hay muchas celebridades promoviendo los baños de hielo, debido a los beneficios que aportan, según sus defensores. Al respecto, se afirma que ayudan a dormir mejor, reducen dolores musculares, mejoran el sistema inmunitario y mucho más.

¿Qué dice la ciencia?

Se han realizado diversas investigaciones que permiten dar una base o sustento a algunas de estas afirmaciones. De manera particular, se pueden señalar las siguientes:

En una revisión de 2012 se encontró que la inmersión en agua fría puede contribuir con la reducción del dolor muscular de aparición tardía (24 horas después de la actividad o más).

Un estudio mostró que sí hubo un incremento en el metabolismo, aunque esto no se vincula necesariamente con la pérdida de peso.

Otra investigación también confirma, la relación entre baños de hielo con la mejora del estado de ánimo y disminución de los síntomas de depresión.

De igual modo, hay estudios que han corroborado el impacto positivo en el sistema inmunológico de la inmersión en agua helada, aunque combinada con meditación y respiración controlada.

Los resultados de algunas investigaciones sugieren que se puede reducir la inflamación y el riesgo cardiovascular; aunque hay otras que también apuntan en el sentido opuesto.

Con respecto a la calidad de sueño, se hizo un estudio comparativo con un grupo de ciclistas, pero no se encontró evidencia a favor de la inmersión en agua fría.

Riesgos de los baños de hielo

Pero, no todos van a disfrutar de los beneficios atribuidos a los baños de hielo. En algunas personas es posible que más bien ocurra un efecto contrario, es decir, lejos de ayudar terminarían perjudicando.

Y es que, si la inmersión en hielo se hace por varios minutos, la pérdida de calor puede causar diversos problemas, incluyendo hipotermia. Por ende, en caso de que se quiera realizar esta práctica, no debe iniciarse de manera abrupta, sino que la persona tiene que pasar tiempo habituándose a las bajas temperaturas.

No obstante, los baños con hielo no se recomiendan, bajo ninguna circunstancia, para quienes tienen ciertas condiciones de salud, como es el caso de pacientes con la enfermedad de Reynaud o con antecedentes cardíacos.

Por todo ello, se sugiere considerar otras alternativas. Actividades como estiramientos después del ejercicio, práctica deportiva regular o la meditación, pueden ayudar a alcanzar los mismos beneficios, sin incurrir en tantos riesgos.

Noticias relacionadas

Lo más reciente