26.7 C
Navojoa
martes, mayo 24, 2022

Jesús, el albañil de Ecatepec que vuelve a México tras trabajar en Ucrania… sin paga

Los mexicanos sobrevivientes de la invasión rusa volvieron a casa. Pero el caso de Jesús es distinto. Él no tenía una vida en Ucrania, no conocía a nadie por allá ni hablaba ucraniano, ruso o rumano. A él lo invitaron a hacer “pintura y pasta” aunque ni siquiera tiene muy claro quién, y eso, es lo peor.

Ayer volvió a México, no sólo asustado, también sin su pago.

“Fue una persona la que nos llevó a Ucrania hace un mes, pero quién sabe quién es, de hecho se fue hasta con el dinero, ya ni nos pagó, sólo se fue, porque como fue ‘la sorpresa’ esa que nos tocó, pues así, ya no lo vimos”. Jesús le llama “la sorpresa” al inicio de los bombardeos.

En octubre lo invitaron a trabajar como albañil en la capital de Hungría, donde estuvo cuatro meses, luego conoció a “esa persona” que lo llevó a Kiev. “Me tocó, pero no lo fuerte”, dice como consuelo cuenta que estaba trabajando cuando comenzaron a escucharse los primeros bombazos. “Escuchamos el tronido y luego dijeron: ‘¡corre, corre!’, y ya, corrimos como pudimos”, recuerda. “Y de ahí nos llevaron a Budapest, llegamos a una iglesia y nos trajeron a Bucarest, a un albergue y ya, hasta aquí”.

Él y sus dos acompañantes viajan en silencio en el segundo vuelo de rescate de la Fuerza Aérea Mexicana para las personas varadas en Ucrania.

 Los albañiles del Estado de México eligieron los últimos tres asientos disponibles, cerca de las cajas con insumos y personal mecánico militar. En el largo trayecto de alrededor de 20 horas, aprovechan para descansar. Entre perros y gatos Son parte del grupo de 62 personas rescatadas de la invasión rusa: 57 evacuadas por autoridades mexicanas (24 connacionales más 33 de nacionalidad ucraniana) y cinco por otros gobiernos, familiares de peruanos.

Ayer los connacionales y sus familias llegaron a suelo mexicano después de semanas intentando huir del conflicto armado. Todos sabían que estaban en un vuelo complejo: adultos, niños, militares, gatos y perros. El pasillo del avión se convertía a ratos en pista de cochecitos, en cancha para rodar pelotas o en pasillo de caminata para que las adultas mayores no se sintieran mal.

 Los elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional previeron cada emergencia y posibilidad de caos en el vuelo: desde asientos vacíos por si una persona adulta tenía malestar pudiera recostarse, hasta dulces, papitas fritas y juguetes para las niñas y los niños, intercalados en el largo viaje para distraerlos; y espacio para que los perros y los gatos salieran de sus transportadoras en momentos autorizados.

 Jesús no estuvo en combate, no tomó las armas ni emboscó a ninguna tropa, solo tuvo mala suerte y acabó en el lugar y el momento menos indicados. Eso sí, no descarta volver, para trabajar en pintura y pasta, allá donde pese a la guerra, pagan bien. Por lo pronto, hoy, contará a Ecatepec cómo suenan las bombas, cómo un mexiquense escapó de la invasión rusa.

Fuente: Milenio

Noticias relacionadas

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 + 2 =

Lo más reciente