32.1 C
Navojoa
jueves, septiembre 23, 2021

Falla CNDH a favor de Samuel

El organismo expuso que los directivos, en lugar de aplicar una sanción de dos semanas, expulsaron a Samuel Espinoza Rodríguez por presunta conducta inapropiada contra una alumna, en hechos ocurridos en mayo del 2019 y que motivaron huelgas de hambre y diversas manifestaciones de protesta.

Al dar a conocer lo anterior, Adolfo Espinoza Zayas, padre del joven, dijo que recibió las notificaciones correspondientes de la CNDH, instancia que retomó el asunto del que la Comisión Estatal se había declarado “incompetente” el año pasado.

Afirmó que su hijo salió de esa escuela, ubicada en la comisaría de Chucárit, en el Municipio de Etchojoa, debido a represalias por denunciar irregularidades en un programa de apoyos para los estudiantes.

Recordó que desde el 2019 Samuel interpuso la primera denuncia ante la CEDH por ser víctima de una serie de actos violatorios de derechos humanos, calificada como violación de autoridad administrativa y discriminación por parte de la Normal Rural.

“Ahora, tras el dictamen de la CNDH, pregunto a los directivos de El Quinto, el jurídico y a la rectora del Centro Regional de Formación Profesional Docente de Sonora: ¿Van a abrir las puertas de dicha escuela a mi hijo o continuarán cerradas?, ¿ofrecerán una disculpa pública por todo el daño moral que le ocasionaron?”

Señaló que Avilés Torres, junto con el subdirector Académico, Pascual López Ayala, perjudicaron el futuro de Samuel, pero lo grave del asunto es que por “¿cuántos años este directivo estuvo haciendo daño, frustrando la vida de no pocos estudiantes exquinteños?”

“Hoy, si no fuera porque al frente de la CNDH-CDMX se encuentra una mujer que también ha sufrido de injusticias y que, junto con su madre, Rosario Ibarra de Piedra, han luchado contra políticos y servidores públicos corruptos, este caso no hubiera prosperado”, dijo.

“Ha sido una lucha por el futuro de un hijo, por restaurar un vil daño moral, por tocar puertas selladas, por clamar y gritar a oídos sordos, por ser vistos por los ciegos que ocupan cargos de alto nivel en instituciones insensibles que no te reciben, que no te atienden, que no te sirven ni tan sólo un vaso con agua, mucho menos en encontrar una solución justa y expedita”, expresó.

“A este despeñadero fue arrojado mi hijo Samuel; ahí lo empujó también el coordinador de Servicios Asistenciales de dicha escuela, Mauro Servando Sánchez Ibarra, junto con la que ostenta el cargo de Trabajadora Social”, agregó Espinoza Zayas.

Fuente: Diario del Yaqui

Noticias relacionadas

Lo más reciente

Abrir chat
¿tienes algo que contarnos?
Hola, ¿tienes algo que contarnos? Es un gusto leerte