25 C
Navojoa
lunes, octubre 3, 2022

Donovan Carrillo es un deportista contra la adversidad, aunque esta vez ha vivido la pesadilla de los deportistas. El mexicano fue obligado a renunciar a su participación en el programa libre porque sus patines no llegaron a tiempo. No era cualquier competición, era el Campeonato del Mundo de Patinaje en Montpellier, Francia, que este jueves comenzaba en la categoría masculina. La maleta con los patines no llegaron nunca.

“Ha sido muy difícil tomar esa decisión debido a la importancia y las grandes expectativas que se tenían. Después de evaluar toda la situación junto con mi entrenador, Gregorio Núñez, decidimos que era lo más sensato”, apuntó Carrillo en un mensaje horas después de que renunciara a competir.

El carismático Carrillo había llegado a la ciudad francesa a principios de semana para preparar su participación. “Amigos, quiero compartirles que estos días me he sentido preocupado porque aún no me ha llegado la maleta en la que documenté mis patines”, escribió en su cuenta de Instagram el pasado martes.

El deportista, nacido en Guadalajara, se resignó a entrenar sus rutinas sobre una cancha dura de tenis. El Comité Olímpico Mexicano había informado el miércoles de que Carrillo ya tenía sus patines, pero horas después tuvo que retractarse. El tema del equipaje corresponde a las aerolíneas y no a la autoridad del deporte mexicano.

“Mi equipaje con mi equipo deportivo no fue recibido a tiempo. Hicimos todo lo que estuviera en nuestras manos desde el inicio y también muchas personas en Francia y México nos estuvieron apoyando”, contó el patinador mexicano. La rutina que iba a realizar el mexicano iba a ser similar a la que ejecutó en Pekín con canciones de Carlos Santana, Dean Martin, Ricky Martin y Elvis Crespo. El mexicano estaba ubicado en el primer grupo de competencia y saldría a escena después del húngaro Aleksander Vlasenko.

La International Skating Union había informado de que Donovan Carrillo prefirió no competir en el programa libre debido a “problemas personales”. Al mexicano de 22 años le ofrecieron patines nuevos para que pudiese competir, sin embargo, en este deporte de alto rendimiento los profesionales necesitan estar bien adaptados a su principal herramienta. El equipo del mexicano no logró encontrar unas cuchillas específicas para su mejor desempeño, de estas depende el perfecto entendimiento con la pista de hielo. “No logré sentirme cómodo aunque se tratara de la misma marca de patines. El control y la precisión son vitales al patinar”, mencionó. Hasta el momento, el deportista no ha recibido su maleta. Ante la duda de por qué no llevó los patines como equipaje de mano, Carrillo explicó que las aerolíneas se lo prohíben por el riesgo a subir con un objeto filoso.

La participación en esta competición iba a catapultar al deportista, que brilló en los Juegos Olímpicos de Pekín cuando se convirtió en el primer mexicano en alcanzar la final. En China finalizó en el vigesimosegundo lugar. Era un éxito total para el único latinoamericano en la prueba y también porque el mexicano se ha entrenado en pistas de hielo de centros comerciales.

En Francia, el patinador peleaba por un buen sitio en la clasificación mundial y para aumentar los apoyos económicos por parte del Gobierno mexicano, que aumenta las becas a los deportistas según sean sus resultados. El mexicano recibe mensualmente 30.000 pesos (más de 1.400 dólares, 1.273 euros). El episodio en Montpellier ha privado al patinador de otro gran salto en su carrera.

Fuente: EL PAIS

Noticias relacionadas

Lo más reciente