“Para la alianza un proceso competitivo y competido, una elección no designación del candidato”: Toño Astiazarán

Como se pretende llevar en aras de posicionar a Gándara no sería bien visto por el electorado sonorense porqué se legitimaría un proceso donde se ha designado un candidato mediante la injerencia e intromisión, no de uno, sino de dos,… o tres partidos, contando al PRD. Lo que yo llamaría una designación de candidato, más no necesariamente una elección del abanderado mediante un proceso competitivo y competido.

El aspirante a candidato ciudadano al gobierno de Sonora en la justa electoral del próximo año, Antonio Astiazarán Gutiérrez manifestó seguir en espera que el Comité Estatal del PAN resuelva sobre la eventual postulación de su persona como abanderado externo a la primera magistratura de la entidad.

Tal posibilidad la ha venido madurando y platicando Antonio Astiazarán con bastante  antelación a que Ernesto Gándara apareciera como tercero en discordia frente al PAN, también en búsqueda de ser apoyado en su candidatura ahora ciudadana para contender al gobierno del estado en la justa electiva venidera encabezando la alianza.

Astiazaran comenta que por su cuenta y voluntad ha dialogado en diversas ocasiones sobre el tema, tanto con el presidente de Acción Nacional, Ernesto Munro Palacios como con otros directivos de primer nivel del albiceleste, al igual que liderazgos naturales que tiene el partido como capital político, así como muchos de sus militantes de gran valía partidaria.

Sin embargo, no niega que otras fuerzas políticas le han convocado para conocer su propuesta y proyecto ciudadano de gobierno, así como su visión sobre el quehacer y formato del gobierno que se propone  encabezar. Ha invertido muchas horas de intenso diálogo con todo aquel que se lo ha requerido.

Incluye claro, partidos y dirigentes que ven en el guaymense un perfil con estatura política y altura de miras suficientes para abanderar la candidatura y llegar a la contienda constitucional con sólidas posibilidades de alzarse con el triunfo al gobierno, si ese fuere el caso.

Pero, sabedor el guaymense  del ir y venir al  interior del inestable  mundo político partidista del que permanece alejado por decisión propia, es que no tiene empacho en afirmar que si el PAN le cierra las puertas y otorga el apoyo partidario a Ernesto Gándara como su candidato al gobierno,  el paso siguiente que dará en su vida política,  será por decisión muy personal y  con la cabeza fría, sin pasiones, pero con toda la sensatez que las circunstancias -en su tiempo- lo ameriten y así se lo dicte su conciencia.

Al respecto, agrega:

“Sinceramente,  no me he detenido a sopesar el paso a seguir con mi proyecto político en caso que se me cierren las puertas en el PAN. Evidentemente, se nota que hay una clara intención y decisión del Comité Nacional de Acción Nacional por impulsar la candidatura con Ernesto a la cabeza,  pero entiendo que lo tienen que definir en el seno del órgano de dirección partidaria facultado para ello”, considera.

Para Astiazarán Gutiérrez, la alianza entre PAN, PRI y PRD torció el camino antes de su protocolización y, tanto al  interior como en el exterior de los partidos tendientes a conformarla, hay quienes ven en ella una confección sobre la talla y figura de Gándara Camou y a propuesta  e  instancia del PRI, con la sumisa y tácita aceptación del PAN y del PRD por un abanderarlo impuesto.

“Suponiendo que así fuere. Una decisión del Pato de Lucas para que Ernesto Gándara sea abanderado  de la Alianza, donde al  PRI  le toca poner al candidato previamente designado por su dirigente, y, al PAN  y PRD, le corresponderá aceptar sin aspavientos y luego establecer sus condiciones, antes de lanzarlo –juntos- a la contienda constitucional”. 

Si así fuera la designación, resultaría altamente riesgoso, tanto para el abanderado, como para los partidos aliados”, ilustra el ex diputado federal.

Antonio Astiazarán considera que subyace el riesgo de desandar el avanzado camino a fortalecer la figura de  candidatura ciudadana que  llega a Sonora para quedarse en el tiempo. A estas estas alturas, dice,  no es recomendable  coquetear  con  retrotraer lo que,  precisamente,  dio origen  a que surgiera la alianza impulsando una candidatura ciudadana; esto es que, por la vía democrática se quiso evitar la  intromisión de las cúpulas partidistas en los procesos de elección o selección de candidaturas.

Un método como el que se está llevando en aras de posicionar a Gándara no sería bien visto por el electorado sonorense, según opinión de Antonio Astiazarán.

El porqué, el político porteño lo explica así:

“Porque se legitimaría un proceso donde se ha designado un candidato mediante la injerencia e intromisión,  no de uno, sino de dos,… o tres partidos, contando al PRD. Lo que yo llamaría una designación de candidato, más no necesariamente una elección del abanderado mediante un proceso competitivo y competido.

 Es en la diferencia del término donde tiene su escancia la democracia de una alianza.  Es decir, estamos volviendo al mismo formato del sistema de partidos que es lo que se busca erradicar  con las candidaturas ciudadanas: 

Alejar a los partidos y sus estructuras de dirección de los procesos de designación de candidaturas. Por el solo hecho de designación, deja de ser ciudadano un candidato y se convierte en parte del partido”, remata.

El ex alcalde porteño peca de Cauto, respetoso y sereno al transcurrir la charla con la dirección de Dossier, a la que accede diligentemente. En ella,  habla de sus aspiraciones, visión política, proyectos y  de lo que Sonora requiere de un gobernante para crecer a la velocidad que le demandan los tiempos y aprovechar una riqueza en el  sentido más amplio y en favor de su gente y su crecimiento sostenido.

Popularmente conocido en su puerto natal y el resto del territorio sonorense como “El Toño” Astiazarán, se confiesa más que  seguro de no invadirle la visión las pasiones ni la visera, sobre todo,  en uso del derecho legítimo de aspirar a la gubernatura de Sonora desde su investidura ciudadana.

Por lo demás, asegura  y garantiza no tener animadversión o encono hacia nada ni nadie, menos hacia su correligionario  ex priista, Ernesto Gándara Camou a quien respeta y le profesa admiración y aprecio.

Con el ex acalde de Hermosillo, el guaymense le asiste una deferencia amistosa de muchos años, aunque por estos días, ambos transitan sobre rutas diferentes en el devenir político,  pero con la vista fija en el mismo derrotero: La anhelada por ambos y muy legítima cuanto legal aspiración: Ser investido, cada cual, como candidato ciudadano, primero y, posteriormente y  el respaldo del voto popular mayoritario de los sonorenses, ser el gobernador del mutuo territorio que los vio nacer: Sonora.

Fuente: DossierPolítico

Facebook
Twitter
Instagram