En un ambiente de unidad y responsabilidad, integrantes de la Red de Jóvenes Por México en Sonora, realizaron con mucho éxito la segunda edición de los foros de trabajo “Alcemos la voz” con la finalidad de recoger el sentimiento, ideas y propuestas de los jóvenes del Sur del Estado y concretar un plan de trabajo focalizado para las diferentes regiones del Estado.

La joven proveniente de Álamos, María José Oliva propuso iniciativas de trabajo en relación a la educación y salud.

De igual forma, la dirigente de Huatabampo Irlanda Gutiérrez, cedió la palabra al joven…quien presentó su iniciativa en tema de seguridad y prevención de adicciones.

A su vez, el dirigente anfitrión de Navojoa, Jesús Bourne, cedió la palabra a los jóvenes Paola Nájera y Juan Carballo quienes presentaron sus iniciativas en torno a los temas de educación y deporte.

Por su parte el dirigente Estatal Héctor Enciso-Ulloa, concluyó los trabajos del foro, con un mensaje que conmino a trabajar a toda juntos para sacar adelante a la juventud de Sonora junto con la instrucción de retomar todas las propuestas y los temas expuestos; los cuáles se integrarán al plan de trabajo de la Red de Jóvenes por México en Sonora.

Se contó con la presciencia de Remedios Pulido, presidente del PRI Navojoa, Ildefonso Cano, secretario General del PRI Navojoa, los dirigentes municipales de la Red de Jóvenes por México de Navojoa, Álamos, Etchojoa y Huatabampo, así como diferentes integrantes de dichos municipios.

 

 

 

Fuente. Medios.

 

 

 

 

El presidente Andrés Manuel López Obrador anunció que este 2 de septiembre visitará Sonora para reunirse con los padres de la guardería ABC, así como atestiguar la culminación de la carretera de 4 carriles.

En su tradicional conferencia mañanera, el tabasqueño comentó que si bien el compromiso fue que se entregaría la obra en mayo, debido a varios contratiempos no se pudo cumplir, pero que será el 31 de agosto cuando quede concluida.

Funcionarios de la Secretar de Comunicaciones y Transportes informaron que actualmente se tiene un avance del 98 por ciento y se trabaja en 4 puntos de la rúa federal que va de Estación Don hasta Nogales.

Los tramos donde actualmente se trabaja son Estación Don-Navojoa, Ciudad Obregón-Guaymas, Santa Ana- Magdalena y Magdalena-Nogales. Se llevan terminados mil 276 kilómetros y quedan pendientes 27 kilómetros.

La modernización y ampliación de la 4 carriles comenzó el 21 de agosto del 201o y debió quedar lista el 21 de enero del 2018, pero su retraso se debió por el incumplimiento de algunas compañías que tuvieron que ser sustituidas, argumentó la SCT.

“No suelo ir a las inauguraciones, pero vamos aprovechar que en septiembre haré una gira por los estados de Sinaloa y Sonora”, comentó el mandatario federal.

 

 

 

 

Fuente. Medios.

 

 

 

 

El secretario de Hacienda y Crédito Público, Carlos Urzúa, renunció este martes como titular de la dependencia.

El anuncio lo hizo a través de su cuenta de Twitter.

 

 

 

 

Fuente. Medios.

 

 

 

 

 

 

- Para seguir con el impulso al empoderamiento de las mujeres en el sector empresarial, las integrantes de la Asociación Mexicana de Mujeres Jefas de Empresa en Ciudad Obregón se sumaron al programa Soy Pilar y serán guías de las beneficiarias, en el proceso de cristalización de sus proyectos productivos.

Manuel Puebla, secretario de Desarrollo Social, se reunió con las empresarias de Ammje Ciudad Obregón, quienes en voz de María Eugenia García Ruiz, coordinadora de la Región Norte, reiteraron su disposición para brindar acompañamiento a las jefas de familia seleccionadas para este programa, que el pasado 9 de mayo puso en marcha la gobernadora Claudia Pavlovich.

“Hay muchas mujeres que ocupan ese apoyo, nuestro compromiso es tomarlas de la mano y no soltarlas hasta que vaya encaminado su negocio”, aseguró el secretario.

Luego de agradecerles su contribución en este nuevo programa estatal, Manuel Puebla destacó la importancia de que las nuevas empresarias tengan un buen entrenamiento, basado en la experiencia y el éxito que tienen las integrantes de Ammje.

“Ya basta de paliativos, queremos que las familias mejoren realmente su calidad de vida, hemos visto mucho entusiasmo y capacidad en las personas que ya han sido seleccionadas, pero si ustedes no las dejan solas, el éxito estará asegurado y será permanente”, subrayó.

M

anuel Puebla agregó que así como Ammje Ciudad Obregón ya se sumó al programa Soy Pilar, la idea es que todas las organizaciones de empresarias en el estado sean partícipes en el proceso de acompañamiento, por lo que este tipo de reuniones para invitarlas, las realizará en otros municipios.

En este encuentro participó Kikí Díaz Brown Ojeda,  subsecretaria de Desarrollo Social y Humano de Sed.

 

 

 

 

Fuete. Medios.

 

 

 

 

 

En mayo de 1963 el escritor y editor de cómics Stan Lee sorprendió al mundo con la aparición de Iron Man, superhéroe que pronto se convirtió en uno de los favoritos del Universo Marvel y que ahora, en la pantalla grande, es imposible separar de Robert Downey Jr., actor, empresario y filántropo que, sin duda, ha amasado gran parte de su fortuna (que se calcula en 81 millones de dólares) gracias al mítico Hombre de Hierro.

 

Si alguien estaba destinado a interpretar a Iron Man, ese era el actor neoyorquino, quien al igual que Tony Stark (nombre del superhéroe), cayó en un abismo antes de alcanzar la gloria mundial y el reconocimiento de propios y extraños.

Para muestra, el cómic Demon in a Bottle, que narra cómo Tony Stark tiene problemas para dejar el alcohol e incluso comete varios errores en el camino; paradójicamente, Robert Downey Jr. tuvo serios problemas con las drogas y estuvo dos veces en la cárcel.

Ambos, Stark y Downey Jr., resurgieron de sus cenizas para, a su forma, intentar salvar el mundo.

En abril de 2018, durante el fin de semana del estreno de Iron Man, Downey Jr. comprendió que su vida había dado un giro de 180 grados, pues de estar sumergido en un mundo de adicciones, se convirtió en una de las piezas principales del Universo Marvel.

El camino que tuvo que recorrer el actor antes de ponerse la armadura del Hombre de Hierro estuvo lleno de altibajos.

Su largo bagaje cinematográfico se remonta a las década de los 80 y 90 con películas como A toda marcha, Solo ante la ley y Chaplin, siendo este último su filme más importante hasta ese entonces, otorgándole una nominación al premio Oscar.

Sin embargo, cerca del nuevo milenio, el actor perdió la brújula en el mundo de las drogas, al grado que pisó dos veces la prisión, lo que provocó que perdiera la confianza de los productores de cine, su carrera parecía muerta.

Años después, la vida le dio una segunda oportunidad y gracias a su insistencia se hizo del papel de Tony Stark. Ya enfundado en el traje de superhéroe quiso llevar su personaje fuera de la pantalla grande y salvar al mundo real de un enemigo mortal, la contaminación.

“Interpreté a un personaje icónico durante 11 años, Tony Stark, y lo que me gustaba de él era que había pasado de ser alguien sin alma, a estar dispuesto a sacrificarse por el bien de la humanidad”, dijo al presentar The Footprint Coalition, organización con nanotecnología e inteligencia artificial que busca limpiar el planeta.

RobertDowney Jr. tiene una fortuna de 81 millones de dólares y tras 11 años de caracterizar al genio, millonario, playboy y filántropo, dio fin a su participación en las películas de superhéroes con la última entrega de Marvel, denominada Avengers: End Game. Actualmente produce una docu-serie para YouTube sobre inteligencia artificial.

Inicios

La historia del actor se remonta a las décadas de los 80 y 90, cuando participó en películas como A toda marcha, Solo ante la ley y Chaplin.

El superhéroe

Fue en abril de 2008 cuando se estrena Iron Man, papel que desempeñaría el actor durante 11 años consecutivos.

Primer pago

Fueron 500 mil dólares el primer pago que recibió por interpretar a Iron Man; para Avengers Infinity War la cifra aumentó a 75 millones de dólares.

 

 

 

 

 

Fuente. Medios.

 

 

 

 

 

Hay autores que simplemente no tienen predecesores ni sucesores: su originalidad es absoluta. Simone de Beauvoir pertenece a ese grupo porque su pensamiento fue un punto de fuga que permitió llegar adonde no se había llegado. A pesar de que son muchas las etiquetas que se han colgado sobre su libro El segundo sexo —se define, según los casos, como existencialista, humanista, ilustrado o constructivista—, lo cierto es que 70 años después de su aparición es un clásico con todas sus letras, una obra brillantemente articulada a través de la cual seguimos contemplando e interpretando el mundo.

Esa es la sensación que una tiene al leerlo porque ese libro elevó las experiencias de vergüenza y autoculpabilización de las mujeres a una inteligente y sutil reflexión filosófica; El segundo sexo articula una meditación sistemática sobre significados sociales para los que aún ni siquiera existían palabras en 1949. Su valentía fue colosal, pues muchas feministas de su tiempo todavía guardaban silencio sobre las fantasías proyectadas en los cuerpos de las mujeres y la importancia de ello en su posicionamiento social asimétrico.

Entre otras cosas, la aportación de aquella pensadora genial, la más ilustre vecina del parisiense Barrio Latino, fue situar la reflexión sobre el cuerpo en el centro del feminismo: si toda existencia humana, decía, es definida por su situación, la corporalidad de la mujer y los significados sociales que se le atribuyen condicionan su existencia. Esta máxima tan sencilla era revolucionaria hace 70 años y lo sigue siendo hoy, pues la mujer todavía se realiza en el mundo como un cuerpo sometido a tabúes y estereotipos que sirven como excusas para legitimar las más evidentes discriminaciones sociales.

Lo personal es político

El segundo sexo es feminista, por supuesto, y lo es porque, si hay algo que define al feminismo, es la reivindicación para la política de temas tabú u olvidados, de importancia capital para entender la situación de desigualdad y subordinación de las mujeres. La biología, los usos amorosos, la iniciación sexual, las implicaciones para la mujer del matrimonio o incluso de la vejez… son algunos de los asuntos, de apariencia mundana pero incuestionable trascendencia, que perfilan con exactitud una nueva sensibilidad política puesta sobre el tablero de juego con brillantez y audacia extremas. Porque Simone de Beauvoir comenzó su obra magna desde espacios filosóficos prácticamente deshabitados y con temas que, hasta la fecha, se despreciaban de un plumazo como ajenos a lo político. Anticipaba así, al hacer de la reflexión sobre el cuerpo un tema central, el famoso “lo personal es político” del feminismo de la Segunda Ola en los años sesenta. Resulta interesante reivindicarlo hoy, cuando pesan sobre él tantos malentendidos que ponen a la defensiva a los valedores de la ortodoxia. Casi parece absurdo tener que recordarlo: ninguna feminista estaría a favor de dinamitar la línea que separa la vida pública de la necesidad de un cobijo íntimo donde resguardarnos. No es el feminismo, sino las redes sociales, las que están desdibujando esas fronteras.

“Lo personal es político” simplemente quiere decir que cualquier práctica social es susceptible de convertirse en un tema adecuado para la reflexión, discusión y expresión públicas. La desestabilización de la férrea división entre lo público y lo privado sirvió para abrir esos espacios de libertad e igualdad para las mujeres, pero nuestro pensamiento sigue formateado por una vieja presunción ideológica que siente como un ataque todo aquello que desnaturalice lo que nunca debió naturalizarse. Que el mundo privado de la necesidad y los cuidados se nombrase en femenino no tenía nada de natural, y sigue siendo un problema en nuestras sociedades: aún hoy, en España, donde existe una amplia concienciación feminista, solo dos de cada 10 varones comparten las tareas domésticas con sus parejas, según reveló una encuesta del CIS en 2017. El problema es que esa división política que relegó a las mujeres a un ámbito doméstico como si fuera su espacio natural, también promovió su invisibilidad como sujetos políticos. Y aún hoy la presencia pública de mujeres, su reconocimiento y su prestigio siguen siendo sustancialmente inferiores al de los hombres.

Cuerpos en la esfera pública

Esa separación entre sexos que tanto ha cuestionado el feminismo descansa sobre la fragmentación radical de la experiencia humana. Por un lado, los varones ejercían la ciudadanía pública y, por otro, las mujeres regentaban en el mundo privado el ámbito de las necesidades, afectos y deseos. La reconocida filósofa Carole Pateman lo explicó en El contrato sexual: esta ficción se mantiene por una poderosa idea abstracta del ciudadano universal, “que no tiene cuerpo porque es razón desapasionada”. Pero ese proceso de desencarnación de los hombres se produce en paralelo a otro menos amable que define esencialmente a las mujeres como cuerpos vulnerables. Toda nuestra tradición se basa, de hecho, en esa ilusión metafísica asentada —en palabras de Christine Battersby— en la falacia de que “los sujetos son independientes entre sí, y sus corazones racionales permanecen separados de los dolores y sufrimientos que sus cuerpos vulnerables generan”. Cuando Simone de Beauvoir dijo que “la mujer, como el hombre, es su cuerpo” daba un radical giro de timón a esa tradición para hablarnos del cuerpo vivido y avanzar más allá de la separación cartesiana entre un sujeto que “piensa, luego existe” mientras habita una suerte de recipiente pasivo que no forma parte de su yo. Beauvoir reclama el cuerpo, y a partir de ahí comienza una fructífera producción de literatura feminista y lo que la politóloga Seyla Benhabib describió con exactitud como “la aparición del cuerpo en la esfera pública”.

En realidad, lo que Simone de Beauvoir nos quería decir es que hay inevitables dependencias entre nuestro cuerpo y nuestra mente, y que si la experiencia corporal condiciona la forma en la que nos enfrentamos al mundo, en el caso de la mujer esto tiene un efecto mayor, pues son las significaciones sociales dadas a esa forma de relacionarnos con nuestros cuerpos y su importancia para desarrollarnos como personas las que estructuran una sociedad profundamente desigual. En sus propias palabras, mientras “el hombre percibe su cuerpo como una relación directa y normal con el mundo (…), la mujer tiene ovarios”. Desde la más tierna infancia, la mujer experimenta su cuerpo como una cosa que tiene que proteger, atenta siempre a que sus movimientos no entren en contradicción con la feminidad que se espera que proyecte en todo momento. Y esto es común a todas las mujeres, pues con independencia de sus oportunidades y sus posibilidades de elección existe “una base común que subyace a cada existencia individual femenina en el estado actual de educación y costumbre”. Y así, desde este enfoque estructural, define Simone de Beauvoir al patriarcado, ese concepto que tanto miedo absurdo sigue generando.

La palabra “patriarcado” no implica nada más (y nada menos) que el reconocimiento de que, por debajo de la pluralidad de sus vidas, de la diversidad y creatividad de cada mujer, hay una unidad que puede ser identificada y narrada de forma inteligible y clara, una línea de experiencias compartidas subyacente a cada vida particular que nos hace un poco más desiguales frente a los hombres. Esa forma tan sencilla de definir el patriarcado supuso, de hecho, un gran paso histórico hacia adelante: huir de los esencialismos al describir a las mujeres, pero también de ese nominalismo estéril que niega toda diferencia. Por eso señalaba Simone de Beauvoir que decir que “todos somos seres humanos” es algo tan hueco que carece de relevancia como punto de partida para explicar nada.

La falacia de la biología

¿Dónde está la raíz de esa desigualdad? ¿Por qué la mujer no es tan libre como debiera serlo? Son las preguntas de las que parte la autora para escribir la obra cumbre y seminal del pensamiento feminista. Pero curiosamente, El segundo sexo comienza a enhebrar su propuesta desde una observación un tanto peregrina: a un hombre no se le hubiera ocurrido escribir un libro sobre su situación particular en el mundo, porque iba de suyo que su experiencia representaba la experiencia universal de todo ser humano. De ahí que Simone de Beauvoir defina a la mujer como alteridad, como ese segundo sexo en situación de subordinación respecto al primero.

Hoy nos resulta casi intrigante cómo nadie se había preguntado jamás con esa claridad sobre la evidente injusticia de que “hombre” sea la palabra que designe a la vez a la parte masculina de la humanidad y a la humanidad entera como género. Mientras, la experiencia femenina se ha declinado siempre en singular. La mujer representa a la mujer (o a las mujeres), pero nunca a toda la humanidad. Beauvoir nos lo recuerda: “Él es el Sujeto, es el Absoluto: ella es la Alteridad”.

La diferencia entre el Absoluto y la Otra se define en El segundo sexo desde un enfoque existencialista centrado, como no podía ser de otra forma, en la libertad. Simone de Beauvoir nos muestra una masculinidad educada en la idea de un sujeto libre que se mueve por el mundo con iniciativa y audacia, creando y narrando su propia historia. Como en la épica legendaria de la Odisea, Ulises consigue esa trascendencia basada en el valor de la separación, la independencia y la autonomía frente a una Penélope encerrada en un destino que ya está escrito para ella: la esposa que espera, que desea servir y entregarse a un actor fuerte en lugar de serlo ella.

Por eso la mujer es “inmanencia”. Confinada en una naturaleza par­ticular, existe como objeto antes que como sujeto, como alguien con una naturaleza biológica que la constriñe, que la encierra en esa esencia inasible que define las lentes desde las que es vista y evaluada.

“A mí me gusta que la mujer sea mujer, mujer”, respondió una vez un político español, y no ha sido el único. Ese modelo ideal conecta directamente con las expectativas generadas en torno a las mujeres, con los clichés sobre su predisposición para cuidar a los demás y agradar, sobre su gusto en el vestir, sobre su capacidad de seducción y su sonrisa… “¿Por qué siempre estás tan seria?”, preguntaba un conocido personaje de la caverna mediática a la parlamentaria Tania Sánchez. Y es que la primera vocación de la mujer será siempre la de agradar, nos dijo Simone de Beauvoir, lo que reducirá sustancialmente el mundo de su autorrealización individual. Aprenderá entonces a crecer deseando a un hombre, o a un sujeto externo a ella misma, pero no ejerciendo su libertad. Su confianza será, así, siempre menor, y sentirá dudas, miedos e inseguridades cuando su éxito entre en contradicción con lo que se espera de ella como mujer, mujer. De ahí deriva la famosa sentencia de Beauvoir: “No se nace mujer: se llega a serlo”. Regalaba con ella al feminismo, y a toda la humanidad, una de las formulaciones más revolucionarias de todos los tiempos, hasta el punto de que todo lo que ha venido después casi es una nota a pie de página de su pensamiento.

Nacería en ese momento la idea del género como categoría analítica, como base para explicar por qué esa diferencia entre hombres y mujeres no es natural sino accidental. Aparece entonces la famosa distinción sexo/género, esa dicotomía entre el determinismo biológico que, desde Aristóteles, afirmaba que “la hembra es hembra en virtud de una determinada carencia de cualidades”, y el otro lado de la moneda: la construcción de lo femenino como un hecho cultural, un atrevimiento audaz y genial que tensionaba la importancia de la tradición en el condicionamiento de la mujer, forzada por la costumbre a adoptar roles considerados socialmente inferiores. El feminismo de Beauvoir se reivindicaba, así, como humanismo, reclamando para las mujeres la energía creativa y las capacidades que le habían sido negadas históricamente.

A partir de ahí, todo el feminismo contemporáneo ha sido y es un diálogo con su libro inaugural: desde el feminismo de la diferencia de Carol Gilligan hasta la implosión del pensamiento queer auspiciado por Judith Butler, pasando por el feminismo radical de Kate Millet, los feminismos poscoloniales y multiculturales o el feminismo negro. Haría falta un largo recorrido por esa gran conversación para comprender la evolución y la riqueza de todos los enfoques teóricos que, con gran capacidad crítica, han ido diseccionando la obra de Beauvoir desde el reconocimiento.

El feminismo de la diferencia seguiría la estela del constructivismo de Beauvoir para señalar que la educación importa, por supuesto, pero que una educación basada en el cuidado y la empatía no debía centrarse únicamente en las niñas sino que podría ser provechosa para hacer un mundo mejor si se extendiera a todos los seres humanos, sin distinción.

Más adelante, el proyecto de tornar positivo el significado histórico de “la cultura de la mujer” aparecería de la mano de propuestas artísticas como las de Judy Chicago y su The Dinner Party, o en los escritos subversivos de Julia Kristeva y de Luce Irigaray. Ellas intentan dar la vuelta a las enseñanzas de una Beauvoir vista ya como la madre del pensamiento feminista contemporáneo. Finalmente, ese diálogo para el que Beauvoir había abierto la puerta y que mantenía inalterable la distinción sexo/género explosionaría con la fabulosa entrada del paradigma de la corporalidad con otra gran maestra del feminismo y el pensamiento: la formidable Judith Butler.

Si es cierto que cuando un autor es demasiado poderoso puede llegar a funcionar como un grillete mental, en el caso de Simone de Beauvoir, la recepción de su obra fue más bien un gigantesco primer escalón que nos elevó hacia la conciencia crítica. Muchas de aquellas primeras reflexiones sobre la dignidad humana, la creatividad y la autonomía de la mujer siguen considerándose hoy una auténtica mina para el feminismo. El segundo sexo a los 70 sigue siendo un brillante pozo sin fondo repleto de preguntas que abren el mundo de las mujeres, pero también de los hombres, a nuevas posibilidades y horizontes de libertad.

 

 

 

 

 

 

Fuente. Medios.

 

 

 

 

 

Estar dentro de tu casa durante una tormenta eléctrica no es una medida de seguridad 100% efectiva, por lo que incluso tomar un baño puede resultar riesgoso para tu vida.

Sólo salió a tirar la basura, y un rayo la mató Ello, debido a que la electricidad puede viajar a través de la tubería de tu casa, así como en el agua que corre dentro de ellas, gracias a la cualidad altamente conductiva tanto del metal como del agua, advierte John Jensenius, especialista en seguridad contra rayos para el Servicio Meteorológico Nacional (NWS) de Estados Unidos.

Por lo tanto, incluso el lavar los trastes podría resultar peligroso.

El funcionario resalta que la amenaza también podría encontrarse al estar cerca de aparatos electrónicos con cables, en caso de que ocurra un corto circuito.

Por otro lado, que el inmueble se conecte a varillas separadas que en gran medida están fijas al suelo, o a la tierra de los cimientos, “es un poco más seguro porque no hay nada conectado a la tubería”, rescata Dan Kottlowski de AccuWeather, firma especializada en el pronóstico del clima.

 

 

 

 

Fuente. Medios.

 

 

 

 

 

En un ambiente de unidad y responsabilidad, integrantes de la Red de Jóvenes Por México en Sonora, realizaron con mucho éxito la segunda edición de los foros de trabajo “Alcemos la voz” con la finalidad de recoger el sentimiento, ideas y propuestas de los jóvenes del Sur del Estado y concretar un plan de trabajo focalizado para las diferentes regiones del Estado.

La joven proveniente de Álamos, María José Oliva propuso iniciativas de trabajo en relación a la educación y salud.

De igual forma, la dirigente de Huatabampo Irlanda Gutiérrez, cedió la palabra al joven…quien presentó su iniciativa en tema de seguridad y prevención de adicciones.

A su vez, el dirigente anfitrión de Navojoa, Jesús Bourne, cedió la palabra a los jóvenes Paola Nájera y Juan Carballo quienes presentaron sus iniciativas en torno a los temas de educación y deporte.

Por su parte el dirigente Estatal Héctor Enciso-Ulloa, concluyó los trabajos del foro, con un mensaje que conmino a trabajar a toda juntos para sacar adelante a la juventud de Sonora junto con la instrucción de retomar todas las propuestas y los temas expuestos; los cuáles se integrarán al plan de trabajo de la Red de Jóvenes por México en Sonora.

Se contó con la presciencia de Remedios Pulido, presidente del PRI Navojoa, Ildefonso Cano, secretario General del PRI Navojoa, los dirigentes municipales de la Red de Jóvenes por México de Navojoa, Álamos, Etchojoa y Huatabampo, así como diferentes integrantes de dichos municipios.

 

 

 

 

 

Fuente. Medios.

 

 

 

 

 

La Secretaría de Educación y Cultura, SEC, dotará de mobiliario nuevo a las 10 escuelas en reconstrucción en el sur del estado, las cuales estarán en servicio para el ciclo escolar 2019 – 2020, informó el titular de esa institución, Víctor Guerrero González.

Luego de visitar ocho escuelas en Cajeme, el secretario de Educación y Cultura concluyó en Etchojoa y Benito Juárez la supervisión de los planteles que forman parte del Programa Emergente de Reconstrucción de Escuelas Afectadas por Sismos, cuyos trabajos presentan en promedio 75 por ciento de avance.

Junto con Yalia Salido Ibarra, coordinadora del Instituto Sonorense de Infraestructura Educativa (ISIE), en la escuela primaria “Abelardo L. Rodríguez de la comunidad de Bacobampo, recorrió, las instalaciones, constató el avance significativo que lleva la obra y verificó que se utilizaran materiales de buena calidad.

Acción similar realizó en la escuela primaria “Benito Juárez”, de la comunidad de Villa Juárez, cuyas obras ya están por terminar, y en la que estuvo acompañado por la alcaldesa Flora Mungarro Garibay.

Entrega material para Banda de Guerra y Escolta

En respuesta a una petición hecha por la autoridad municipal y padres de familia, el secretario de Educación y Cultura, Víctor Guerrero González, entregó 10 tambores, 10 trompetas, asta, y bandera, para el equipamiento de la banda de guerra y mejorar la escolta del plantel.

“Aprovechamos el recorrido de supervisión para venir personalmente y entregar este material a los alumnos en esta primaria “Aquiles Serdán”, que tanta falta les hacía, ahora sí empezarán el ciclo escolar completos”, mencionó.

 

 

 

 

 

Fuente. Medios.

 

 

 

 

 

La estrategia del Gobierno de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) es “insuficiente” e “inadecuada” para evitar que la vaquita marina llegue a su extinción, en un país que en 21 años (1997-2018) consiguió erradicar al 98 por ciento de la marsopa más pequeña, con un “valor excepcional universal” para el Golfo de California de México, dijo a SinEmbargo Alejandro Olivera, representante del Centro para la Diversidad Biológica.

“La iniciativa presentada por la presente administración para proteger a la vaquita marina no está a la altura de las circunstancias”, según Olivera, porque “no tiene acciones contundentes y políticas públicas que vayan a actuar de forma inmediata para detener el tráfico ilegal del pez totoaba, que es la principal amenaza de la vaquita marina, ya que muere atrapada en las redes que se ponen para capturar a este pez”.

Sólo entre enero y mayo de 2018, en México fueron removidas 570 redes de pesca de totoaba. El 91 por ciento (519) de ellas resultó ser “ilegal” y el 77 por ciento (439 redes) estaba en uso. Las cifras del Comité Internacional para la Recuperación de la vaquita (CIRVA) indican –de ese modo– que hubo al menos 388 redes activas de uso ilegal, lo que representa siete de cada 10 casos.

Con el peligro crítico de extinción de la vaquita –de la que sólo quedan alrededor de 10 ejemplares– y en el marco de recortes al gasto público, el Gobierno federal destinará este año menos dinero que en los últimos cuatro años, a los nueve principales programas y mecanismos de conservación y desarrollo de áreas naturales protegidas y de especies en peligro de extinción, según las cifras programáticas del “Ramo Medio Ambiente” de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

Por un lado, el presupuesto (2019) de dichos programas (1 mil 037 mdp) es 26 por ciento inferior al de 2018 (1 mil 398 mdp), además de ser el más bajo en los últimos siete años, en que el presupuesto promedio anual ascendió a 1 mil 610 millones de pesos. Por otro lado, la proporción de su presupuesto (2019) como parte del gasto general del “Ramo Medio Ambiente” (3.3 por ciento) es menor a la del año pasado (3.7 por ciento) y es, inclusive, más baja que la de 2017 (4.3 por ciento) y 2016 (3.5 por ciento).

Los programas más afectados por los recortes presupuestarios –entre 2018 y 2019– fueron los de “Recuperación y Repoblación de Especies en Riesgo” (-39 por ciento), “Inspección y Vigilancia del Medio Ambiente y Recursos Naturales” (-29 por ciento), “Sistema Nacional de Áreas Naturales Protegidas” (-28.7 por ciento), “Fideicomisos ambientales” y “Manejo de Áreas Naturales Protegidas” (28 por ciento, cada uno).

En la opinión de Alejandro Olivera, existen cuatro acciones de urgencia en el corto plazo, para evitar la extinción de la vaquita marina: Desmantelar el tráfico ilegal de totoaba; eliminar las redes (activas e inactivas) de pesca; establecer una verdadera zona de protección con “cero tolerancia” en el Golfo de California de México, en la que no haya tránsito y actividades de pesca perjudiciales para la marsopa; y atender al sector pesquero que “se ha dejado desatendido” por el recorte de subsidios y la falta de aplicación de estrategias para el desarrollo productivo.

Sobre la reciente inclusión de las islas y áreas protegidas del Golfo de California de México en la lista del Patrimonio Mundial en Peligro de la Unesco, Olivera dijo que “México no debe de ver esta medida como punitiva”, ya que representa una “oportunidad” para obtener más recursos del Fondo de Patrimonio Mundial y apoyo de otras naciones para rescatar a la vaquita.

EL FRACASO MEXICANO

La vaquita marina es “un símbolo en varios sentidos”, explicó a SinEmbargo el doctor en biología Miguel Rivas, coordinador de la campaña de océanos de Greenpeace. “Una es que es una especie de mamífero marino endémico que tiene México” y que “no existe en otra parte del mundo”. Otra es que se trata de un “capital genético” que enriquece la biodiversidad del planeta y que cumple con un rol indispensable para el ecosistema.

Rivas advirtió al respecto que la pérdida de la vaquita “no sólo va a traer consecuencias biológicas y ecosistémicas, sino también una consecuencia política y económica para México, cuando muchos países cierren la puerta a los productos mexicanos, simplemente porque México no es capaz de respetar su propios recursos naturales”.

La extinción del único mamífero acuático endémico nacional, más allá de sus consecuencias ambientales y económicas, refleja los errores y vacíos del Gobierno, además del agotamiento del modelo de desarrollo mexicano que, de acuerdo con Rivas, es “insostenible”.

En cuanto al primer aspecto, el biólogo refirió que el modelo “extractivista y clientelar” adoptado por México permitió la explotación sin mesura de los recursos naturales y auspició, asimismo, la pesca ilegal en la zona del Golfo de California. Esto sucedió al amparo de instituciones gubernamentales –como Conapesca, Inapesca y Semarnat– cuyas medidas correctivas y preventivas “han sido totalmente estériles”, en parte también porque “no han sabido coordinarse” para ser “efectivas”.

Actualmente “hay muy buenas iniciativas y modelos de pesca basados en derechos, como con la [especie pesquera] curvina golfina. Pero estos ejemplos siguen siendo aislados en comparación con la forma en que se está llevando la política pública de las pesquerías en México”, porque “la gran mayoría de ellas está sobre explotada y manejada por una administración ineficiente y negligente”, lamentó Rivas.

Sobre el modelo de desarrollo mexicano y de uso de los recursos naturales, el integrante de Greenpeace mencionó que “es insostenible en el tiempo”, por lo que habría de “replantearse” el modelo extractivista, sobre todo el pesquero, de manera “que sea sostenible para el planeta y para la economía de México”.

Sin embargo, Rivas adelantó que hay una diferencia “fundamental” entre las pasadas administraciones –no sólo la de Enrique Peña Nieto– y la de Andrés Manuel López Obrador.

Por un lado, explicó que anteriormente existió un “intento por rescatar a la vaquita marina” pero que, en el proceso, “se dejó de lado el ambiente social” en las comunidades y zonas productivas cuyas actividades (como aquellas económicas) “se vieron opuestas a la conservación de la vaquita”. Es decir que la administración pasada, como muchas otras, falló porque su estrategia “produjo una dicotomía según la cual, o estabas con las comunidades o estabas con la vaquita, pero no con ambas”.

Por otra parte, dijo que a pesar de que el Gobierno actual tiene una “estrategia correcta en términos ideales” porque “está considerando el factor social, sobre todo la importancia que tiene trabajar con las comunidades pesqueras para poder lograr salvar a la vaquita”, su proyecto “sigue siendo una gran cantidad de buenos deseos que no se han traducido en una política pública concreta”, por lo que “más bien parece que el nuevo Gobierno planea sacarle al tema sin agarrar protagonismo, porque sabe que la verdad no hay mucho margen para trabajar y dar resultados”.

LA INICIATIVA DEL GOBIERNO

El 22 de marzo de 2019, el Gobierno federal informó la implementación de la “Iniciativa para la Sustentabilidad en el Norte del Golfo de California”, con el objetivo de crear “comunidades costeras sustentables y atacar las causas que han llevado a que la vaquita marina se encuentre en peligro de extinción”.

De acuerdo con la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas, la Iniciativa estará basada en cinco ejes estratégicos: Combate a la pesca furtiva y al tráfico de especies; conservación y monitoreo de ecosistemas y especies (con énfasis en la vaquita marina); desarrollo integral para el bienestar comunitario; pesca sustentable y responsable; y diversificación productiva sustentable.

La Iniciativa, centrada en el combate a ilícitos y al fortalecimiento productivo, “permitirá trabajar coordinadamente en proyectos que promuevan la agricultura y ganadería sustentable, el ordenamiento pesquero y programas de conservación de suelos y aguas en Áreas Naturales Protegidas”, se lee en un comunicado de la Comisión.

Sin embargo, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente indica que “un análisis realizado sobre los factores de riesgo” confirmó que, además de la extinción de la vaquita marina por el uso de “redes de pesca agalleras”, existen otros factores de riesgo “como la falta de flujo en el Río Colorado, la contaminación proveniente de las tierras agrícolas, la destrucción de las zonas costeras y la endogamia, dado el tamaño pequeño de la población”.

Algunos de estos factores no están contemplados en la Iniciativa del Gobierno de AMLO, además de que el programa operativo general en materia medioambiental, contará este año con 6.6 mil millones de pesos menos que el año pasado, según las cifras de la SHCP.

Inclusive, los ejes de la Iniciativa sobre la sustentabilidad productiva podrían verse comprometidos por los recortes presupuestarios, considerando que los programas de “Conservación y Aprovechamiento Sustentable de la Vida Silvestre”, “Crecimiento Verde Programa de Conservación para el Desarrollo Sostenible”, “Investigación en Cambio Climático, Sustentabilidad y Crecimiento Verde”, además del de “Normatividad Ambiental e Instrumentos para el Desarrollo Sustentable”, tuvieron recortes presupuestarios promedio de 21.4 puntos porcentuales entre 2018 y 2019.

A finales de enero de este año, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) informó que en las primeras semanas de 2019, los “esfuerzos” del Gobierno federal estuvieron dirigidos a concretar acciones “de alto impacto que mejoren la protección de la biodiversidad y ecosistemas del Alto Golfo, al mismo tiempo que permitan oportunidades de bienestar social y desarrollo económico para los habitantes del Alto Golfo, superando el inefectivo enfoque reduccionista centrado en la vaquita marina que prevaleció en el pasado”.

Este medio digital se puso en contacto con la Semarnat para saber qué medidas de la Iniciativa ya fueron implementadas y conocer, también, cómo han ejecutado los programas y si hay (o no) continuidad y/o integración por parte de la nueva administración, de las políticas, mecanismos y estrategias del Gobierno pasado.

Empero, al cierre de esta edición, el área de comunicación social de la dependencia manifestó estar en “consulta de la petición”, ya que “con los recientes cambios aún no tenemos subsecretario de gestión”.

LA EXPERIENCIA PREVIA

Entre los principales errores de las pasadas administraciones –no sólo la de Enrique Peña Nieto– para evitar la extinción de especies como la vaquita marina estuvo la entrega de “incentivos perversos para la pesca de la totoaba, al ser muy mal repartidos, sin que llegaran a todos y con abuso por parte de algunas personas de la zona que cobraban por permisos”.

En consecuencia, dijo a SinEmbargo el doctor en biología Miguel Rivas, las estrategias agravaron las desigualdades y generaron un “problema de inequidad” en la zona del Golfo de California de México, “que despertó el interés de la pesca de totoaba y que puso más en riesgo a la vaquita marina”.

Lo anterior coincide con algunos de los hallazgos de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) que, en enero de este año, determinó que las acciones del “Programa de Recuperación y Repoblación de Especies en Riesgo” para evitar la “pérdida de 59 especies” eran funcionales en el papel, pero con “deficiencias” operativas que minaron su eficiencia y efectividad.

Entre los principales problemas encontrados estuvieron la asignación de recursos sin acciones específicas de gestión para desarrollar los objetivos del Programa; la falta de lineamientos para establecer “cómo el otorgamiento de apoyos contribuirá a la conservación y recuperación de las especies”; “deficiencias en el diseño de los objetivos e indicadores” que no permitieron evaluar las consecuencias y contribuciones del Programa; inadecuada cuantificación de la población a beneficiar con subsidios; deficiencias en el diseño del programa presupuestario, así como metas e indicadores inadecuados para el “componente de compensación social”.

Acerca del ejercicio de recursos presupuestarios, la ASF determinó que en el último tramo del sexenio de Enrique Peña Nieto hubo “irregularidades” en la entrega de 2 mil 658 subsidios y compensaciones para rescatar a la vaquita marina, con “un probable daño o perjuicio o ambos a la Hacienda Pública Federal por un monto de 7 millones 008 mil 828.72 pesos”.

Las irregularidades fueron causados por la entrega de apoyos a beneficiarios que no comprobaron su residencia en la zona del Golfo de California de México, que no tenían permisos de pesca vigente al momento (2017) de la auditoría, así como aquellos que recibieron pagos duplicados o sin justificación aparente.

En consecuencia ese año, “sólo se atendió al 1.7 por ciento de las 59 especies en riesgo”, en un país en que “hay 2 mil 606 especies en alguna categoría de riesgo, entre ellas […] la vaquita marina, debido principalmente a que no se ha logrado detener la pérdida y degradación de los ecosistemas”, a “la sobreexplotación, la presencia de especies invasoras, la contaminación, la construcción de infraestructura y el crecimiento urbano”, se lee en el informe de auditoría 17-5-16F00-07-1592-20181592-DE.

 

 

 

 

 

 

Fuente. Medios.

Page 3 of 14