Falta el agua en el Río Mayo

Aunque los pobladores de siete municipios ubicados a lo largo del Río Sonora señalan que aún hay afectaciones en su salud, y la economía de los pueblos, coinciden en que el principal problema que les aqueja, a cuatro años, es la falta de agua.

De las 36 plantas potabilizadoras prometidas en 2014, la cifra se redujo a nueve en este año, de las cuales cinco están ya construidas, pero sólo hay dos en operación, una en San Rafael, en Ures, y la otra en San Felipe, Baviácora, de acuerdo con los comités de Cuenca del Río Sonora.

Y más allá de las carencias del líquido, les preocupa la calidad, ya que para muchos los pozos aún tienen residuos de contaminación.

Además, deben pagar por beber agua purificada y en otros casos, la energía de los pozos que extraen el agua.

"El asunto del río fue el problema, que no hay trabajo, no hay agua, antes sí había, estaba jalando un pozo pero ya lo cerraron; le estaban pasando agua de Ures pero ahora ya no, en la noche no sale nada", manifestó Manuel Domínguez, un comerciante de San Pedro de Ures.

La minera Buenavista del Cobre, el 6 de agosto de 2014, derramó de un represo de su propiedad 40 mil metros cúbicos de lixiviados de metales pesados al Río Bacanuchi, contaminación que llegó al Río Sonora y se propagó por siete municipios.

Para conocer la versión de la compañía sobre las acciones de remediación ambiental hasta la fecha y el dinero del Fideicomiso, se solicitó la versión de la empresa pero no hubo respuesta.

En materia legal, de acuerdo con el abogado Luis Miguel Cano López, de la organización Poder, el avance es que la Suprema Corte de Justicia atrajo dos casos: Uno por la consulta a la población sobre la construcción de un represo de la mina y otro en torno a la reparación de los daños a los habitantes.

 

- El Imparcial.

Rate this item
(0 votes)
Login to post comments