Sonora todavía registra casos de malaria.

La malaria o paludismo es un padecimiento que, junto a la tuberculosis, es una de las enfermedades infecciosas provocadas por un solo microbio que produce un mayor número de casos y muertos.

Contrario a lo que se podría pensar, no es un problema exclusivo de África, pues México presenta índices considerables del mismo.

 

En el marco del Día Mundial del Paludismo, que se celebra el 25 de abril, este año la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha elegido el tema “Acabemos con el paludismo para siempre”, a fin de hacer énfasis en la prevención como estrategia para reducir los daños causados por dicho padecimiento.

Gerardo Álvarez Hernández, director de Atención a la Salud y Prevención de Enfermedades de la Secretaría de Salud, indicó que en 2015 la OMS estimó que 202 millones de personas se infectaron de paludismo, de las cuales 429 mil murieron.

“Es un padecimiento que no es raro pero que en el mundo ha ido descendiendo, las campañas de salud pública que se han implementado en la mayoría de los países han rendido buenos efectos”, indicó.

De acuerdo con el epidemiólogo, el 90% de los cuadros que se presentan está en el área subsahariana de África, siendo esta todavía la más crítica del mundo, pues 1 de cada 10 casos ocurre en esa región.

A pesar de ello en los últimos 5 años la mortalidad por esta enfermedad ha descendido casi 30% y la morbilidad casi un 20%.

El paludismo es producido por un parásito llamado “plasmodium”, que es transmitido al humano desde un mosco de un género muy específico llamado “Anófeles”, cuya presencia depende de las características ambientales de ciertas regiones.

Una semana después de ser picado, el individuo desarrolla un cuadro parecido al de la gripe con fiebre, dolor de cabeza y cuerpo cortado, pero con calosfríos y sudoraciones intensas, mismas que pueden advertir al portador a sospechar del padecimiento.

El paludismo tiene también como característica particular la llamada “fiebre terciaria”, un cuadro muy intermitente de elevación de la temperatura corporal que aparece cada tercer día.

Si la malaria no se atiende con rapidez, puede afectar el funcionamiento adecuado del hígado, el aparato respiratorio o el aparato urinario.

Todas las personas son susceptibles a infectarse por este parásito, pero hay ciertos grupos de riesgo que son más vulnerables, por ejemplo, los niños menores de 5 años sufren más y tienen casos más severos.

“En México, como en el resto del mundo, el padecimiento muestra una tendencia muy marcada hacia el descenso, aunque eso no quiere decir que no haya casos”, señaló Álvarez Hernández.

Entre 2010 y 2016 en México se registraron cerca de 5 mil casos, la mayoría de ellos concentrados en estados del Sureste del país con un clima selvático, como Chiapas.

 

FUENTE: elsoldehermosillo

Rate this item
(0 votes)
Login to post comments