El presidente de EU haría que los siguientes teléfonos fueran mucho más costosos para los estadounidenses si cumple con su amenaza de imponer más aranceles a China.

HONG KONG - El presidente Donald Trump está considerando nuevos aranceles a China que harían a los iPhone mucho más costosos para los estadounidenses.

Trump dijo esta semana que no descartará una ronda adicional de aranceles a las exportaciones chinas que dañarán al producto insignia de Apple, al igual que a las laptops.

Esa decisión dañaría a los consumidores y empresas estadounidenses pues los impuestos serían gravados en los bienes cuando entren al país. Apple tendría que decidir si aumentar sus precios para compensar.

"El impacto directo sería sobre Estados Unidos”, dijo Bryan Ma, analista de la firma de investigación ICD. “Si llega el momento, un 25% sobre un teléfono de 1,000 dólares no es un chiste, sin importar si Apple absorbe parte del costo o si es pasado al consumidor”.

Trump dijo que el nivel del arancel podría ser de 10% o 25%, según afirmó al Wall Street Journal a principios de esta semana. “Puedo hacerlo de 10% y la gente podría soportarlo fácilmente”.

Él busca que Apple fabrique y ensamble los iPhone en Estados Unidos. Pero el mover una compleja cadena de suministro global desde Asia es extremadamente difícil e improbable.

Incluso si se pudiera lograr, la mano de obra estadounidense y las instalaciones de producción más costosas realmente incrementarían el costo del iPhone, de acuerdo con Tim Bajarin, presidente de CreativeSolutions.

"Si fabricaran los smartphones en EU, eso le añadiría entre 20% a 35% más al costo final del consumidor de los teléfonos que se venden al público”, dijo.

 

 En el extremo superior de la gama de Bajarin, eso sería un extra de 350 dólares por el iPhone Xs básico. Eso significa que sería más costoso trasladar la producción de iPhone a Estados Unidos, que absorber los aranceles con los que Trump está amenazando.

Apple compra partes a compañías de todo el mundo antes de enviarlas a China, donde la mayoría del iPhone es ensamblada por el fabricante taiwanés Foxconn.

Los chips de memoria provienen de Toshiba de Japón, los sensores de Bosch de Alemania y los módulos de pantalla de Samsung en Corea del Sur.

Una serie de componentes clave también provienen de empresas estadounidenses. Corning, con sede en Kentucky, proporciona el vidrio para las pantallas de iPhone, la fábrica de Finisar en Texashace los escáneres láser utilizados por Face ID de Apple y emojis animados, y AnalogDevices, con sede en Massachusetts, produce chips para pantallas táctiles.

Otra ronda de aranceles perjudicaría no solo a Apple, sino también a otras compañías tecnológicas de Estados Unidos que también dependen de las cadenas de suministro y los fabricantes chinos para hacer sus productos, según el Consejo de la Industria de la Tecnología de la Información, un grupo que representa a más de 60 grandes compañías tecnológicas, incluyendo a Amazon y Facebook.

"Esto amenazaría aún más a las cadenas de suministro mundiales, lo que conllevaría a precios más altos para los dispositivos electrónicos en los que confían todos los días e incluso la pérdida de empleos en Estados Unidos", dijo José Castañeda, portavoz del grupo.

PUBLICIDAD

Apple sostiene que la mayor parte de la investigación y el diseño para el iPhone y otros dispositivos se realiza en Estados Unidos.Pero el país carece de la mano de obra calificada necesaria para fabricar esos productos, según el CEO Tim Cook.

"Los productos que necesitamos requieren herramientas muy avanzadas. Y la precisión que deben tener en las herramientas y en el trabajo con los materiales que hacemos es lo último en tecnología", dijo Cook en una entrevista con Fortune el año pasado.

"En Estados Unidos podrías hacer una reunión de ingenieros de herramientas y no estoy seguro de que podamos llenar la sala. En China se podrían llenar varios campos de fútbol", dijo.

Apple tiene otras opciones en Asia

Además, Apple no tiene que llevar la fabricación del iPhone a casa para evitar las tarifas de Trump.

Algunos competidores de Apple han modificado la producción, manteniendo la fabricación básica de teléfonos, computadoras o televisores en China, pero haciendo el montaje final en lugares como Taiwán, Vietnam o Malasiadijo Bajarin.

 
"Eso los alejaría de las tarifas de los productos enviados directamente desde China", dijo.

Los esfuerzos de Trump para traer este tipo de trabajos a Estados Unidos son inútiles, según Bajarin.

"Estados Unidos perdió su lugar en la manufactura hace décadas, especialmente cuando se trata de productos electrónicos de consumo, y eso nunca regresará”.

-EXPANSION

Además, advirtió que podría haber una paralización de su administración para impulsar la seguridad en la zona, el próximo mes.

El presidente Donald Trump aseguró que ya dio el visto bueno a la tropas estadounidenses para que utilicen, si es necesario, la fuerza letal contra migrantes en la frontera con México.

Además, advirtió que podría haber una paralización de su administración para impulsar la seguridad en la zona, el próximo mes.

Actualmente, un grupo de más de 6 mil migrantes se encuentra en Tijuana tramitando su solicitud de asilo a Estados Unidos.

Durante una llamada con líderes militares por el Día de Acción de Gracias, Trump comparó la lucha en Afganistán contra el Talibán y el grupo yihadista ISIS, con sus esfuerzos para contener a la caravana de migrantes.

El presidente recibió un reporte actualizado del comandante aéreo, general David Lyons, sobre el estado de la lucha contra los talibanes y miembros del ISIS en Afganistán.

“Manténgalos lejos de nuestras costas. Por eso estamos haciendo fronteras fuertes, usted seguramente ha visto en las noticias lo que pasa en la frontera sur (...) grandes contingentes y en muchos casos no sabemos quiénes son y en muchos casos son malas personas, malas personas”, dijo Trump desde West Palm Beach.

“No vamos a dejar entrar a nadie, esencialmente (...) ustedes están haciéndolo allá, nosotros estamos haciéndolo aquí. Tenemos a su gente en la frontera, militares en la frontera por primera vez (...) Nunca ha habido una presidencia como ésta, tenemos una frontera poderosa ahora”, enfatizó.

Trump señaló que Estados Unidos cuenta con el muro fronterizo y “con cosas que la gente ni siquiera se imagina”.

“Nos encargamos del muro descompuesto y lo envolvimos con alambre de púas ‘plus’, y nadie va a entrar por estos muros”, aseguró.

“Estamos haciéndolo muy bien en la frontera sur, somos muy fuertes, aunque recibimos muy malas decisiones judiciales del noveno circuito, que se ha convertido en una espina de nuestro lado, perdemos y luego perdemos una y otra vez y ojalá ganemos en la Suprema Corte”, dijo.

Una corte de San Francisco invalidó en fecha reciente el plan de Trump para limitar las solicitudes de asilo o refugio a los puntos de cruce fronterizo de Estados Unidos, toda vez que la ley permite hacerlo desde cualquier parte del país.

“Es una cosa terrible cuando los jueces te dicen cómo proteger la frontera, es una desgracia. Estamos ganando y ustedes están ganando”, le dijo al comandante militar.

La movilización de centroamericanos por México el mes pasado fue la razón que presentó el presidente Trump para ordenar que el ejército proveyera de respaldo a la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza.

Trump, quien se refirió a la caravana de migrantes como una “invasión, ha sido acusado por sus detractores, entre los que se incluye a varios oficiales militares retirados, de utilizar al ejército como una herramienta política antes de las elecciones legislativas del 6 de noviembre.

Los deberes militares de los soldados en la frontera consideran el tendido de cercos perimetrales y la construcción de viviendas temporales, y han estado orientados a apoyar al personal de aduanas y fronteras.

Y aunque el mandatario había comentado que los soldados podrían disparar si eran agredidos por migrantes, después reculó a esta postura y aclaró que no sería así y que si tiraban piedras, serían arrestados.

Con información de Notimex

Nueva York. Lo que parece ser una ola de votación sin precedente en una elección intermedia, resultó en una derrota parcial del régimen de Donald Trump: los demócratas conquistaron la cámara baja, mientras que los republicanos mantendrán su control del Senado.

Pero no apareció la gran ola “azul” demócrata que muchos esperaban y deseaban, y a pesar de que ganaron la cámara baja, esta elección no registró el repudio abrumador de Trump y su agenda que muchos opositores deseaban. Tan fue así que los republicanos estaban por ampliar su mayoría en el Senado.

Sin embargo, para la amplia y masiva coalición de mujeres, jóvenes y minorías que se han movilizado durante los últimos dos años en repudio a Trump y su agenda, fue un triunfo urgente y para no pocos, el inicio del rescate del país de una amenaza calificada como neofascista y marcada por violencia ultraderechista.

Para los republicanos, retener el Senado, y derrotar candidaturas de muy alto perfil como la del demócrata Beto O’Rourke que amenazaba con sacudir el mapa político nacional en el caso de triunfar sobre Ted Cruz en Texas, evitaron su peor pesadilla, pero a cambio quedaron aún más subordinados que nunca a su líder en la Casa Blanca.

Desde hace unos días, Trump rehusó asumir responsabilidad por la derrota en la cámara baja ante los pronósticos pero se espera que tomará el crédito por el triunfo republicano en la cámara alta y algunas gubernaturas. Pero seguro no mencionará a su gran aliado antimigrante Kris Kobach quien sufrió una derrota grave al buscar ser gobernador de Kansas, mientras que otro conservador Scott Walker estaba perdiendo su gubernatura en Wisconsin.

Además de las 435 curules de la cámara baja y las 35 de los 100 del Senado en juego hoy, también hubo elecciones para determinar 36 gubernaturas. Las más importantes en esta elección por su impacto nacional son las de Florida donde el soldado leal de Trump Ron DeSantis ganó sobre el demócrata Andrew Gillum para tomar control del tercer estado más grande del país y siempre clave en elecciones nacionales y Georgia donde se prometía una disputa alargada.

A la vez, se votaron una serie de iniciativas ciudadanas en varios estados, incluyendo la despenalización de mariguana. Michigan aprobó legalizar la mariguana, volviéndose el décimo estado en hacerlo, mientras aún se esperan resultados de Dakota del Norte para lo mismo. Missouri aprobó legalizar la planta para usos medicinales, y se esperaban resultados de Utah sobre lo mismo.

Esta elección también se definió como una de diversidades. En Georgia, Stacey Abrams aún esperaba si sería la primera gobernadora afroestadunidense del país mientras que Jared Polis de Colorado será el primer gobernador abiertamente gay. Por otro lado, una refugiada somalí y una hija de inmigrantes palestinos serán las primeras dos mujeres musulmanas en el Congreso, mientras que estaba por determinarse la posibilidad de la primera gobernadora indígena del país en Idaho y la primera mujer indígena en el Congreso de Nuevo México.

En Nueva York, Alexandra Ocasio Cortez, “socialista democrática”, será la representante más joven en el Congreso. Jesús Chuy García, de origen mexicano, se sumará a las fuerzas progresistas demócratas y defensoras de inmigrantes en el Congreso.

Según encuestas preliminares del Washington Post, los dos factores más importantes citados por votantes al emitir sus votos fueron Trump (en una elección no presidencial) y salud, seguidos por la economía e inmigración

Irregularidades

Más de 10 mil quejas se habían registrado sólo esta mañana, y se acumularon miles más a lo largo del día -superando por mucho a cualquier elección intermedia anterior- por máquinas electorales descompuestas, boletas y registros rechazados y maniobras ilegales para negar o suprimir el voto.

De hecho, la Unión Americana de Libertades Civiles (ACL) solicitó al público denunciar cualquier abuso o intimidación de fuerzas de seguridad pública en las casillas bajo pretexto de proteger la integridad del voto tal como amenazó el propio presidente cuando emitió un tuit alertando que “las autoridades han sido notificadas firmemente de vigilar de cerca cualquier intento de voto ilegal en la elección del martes”. El fraude electoral de votantes es casi inexistente.

Entre las quejas en varios estados -incluso muchos con larga historia de suprimir el voto de minorías y pobres como Georgia, Texas y Carolina del Norte- se reportaron demoras de horas por máquinas descompuestas, máquinas de voto que cambiaban el voto emitido para un candidato a su opositor y casillas que no abrieron a tiempo.

En Dakota del Norte, algunos indígenas no se les permitió votar porque encargados de casillas rechazaron sus credenciales de identidad emitidas por autoridades indígenas.

En Estados Unidos no hay una infraestructura ni leyes uniformes nacionales sobre el proceso electoral -cada estado tiene sus propias normas, maquinaria y autoridades, lo cual ha generado cada vez más disputas al comprobarse que en este a país no se cuentan todos los votos, y todos lo votos no necesariamente cuentan.

-La Jornada

 
 
 
 
 

WASHINGTON, ESTADOS UNIDOS (11/FEB/2017).- El presidente de EU, Donald Trump, aseguró que las estimaciones en la prensa de que el coste de un muro con México será alto están equivocadas porque "el precio bajará muchísimo".

"Estoy leyendo que el gran MURO fronterizo costará más de lo pensado por el Gobierno, pero aún no estoy implicado en negociaciones o el diseño. Cuando lo haga, tal y como pasó con el caza F-35 o el programa del Air Force One, el precio bajará MUCHÍSIMO", escribió el mandatario utilizando mayúsculas para dar énfasis.

Trump volvió a hablar del muro en Twitter, algo que no hacía desde el pasado 26 de enero, cuando aseguró que México debería pagar por el muro para frenar la inmigración ilegal, algo que calentó los ánimos del Gobierno mexicano y llevó a la cancelación de visita prevista del Presidente Enrique Peña Nieto a la Casa Blanca.

Pese a la cancelación del encuentro, México consiguió un compromiso para que la Administración de Trump no demandara en público sobre el pago del muro por parte de los mexicanos, algo para lo que el equipo de Trump había sugerido aranceles a las importaciones mexicanas.

El presidente de la Cámara de Representantes, el republicano Paul Ryan, aseguró a finales de enero que el Congreso está dispuesto a facilitar fondos para la construcción del muro fronterizo con México, para lo cual estimaban un presupuesto entre 13 mil y 15 mil millones de dólares.

Estimaciones como la firma Bernstein Research, que elabora informes sobre tendencias de inversión, elevan el precio del muro con México a los 25 mil millones de dólares, el doble de lo que costaría una nueva autopista de costa a costa en el vasto Estados Unidos.

Trump ha conseguido compromisos con Lockheed Martin y Boeing para reducir el coste de caza F-35 y de la construcción de Air Force One, después de criticar los presupuestos presentados y amenazar a esas empresas con cancelaciones.

FUENTE: EL UNIVERSAL