NAVOJOA SON.-El desabasto de agua potable es una realidad en algunas colonias de la periferia de la ciudad y comunidades rurales donde, en estas últimas, las personas construyen pozos caseros para almacenar el líquido.

La crisis económica, el rezago en la recaudación del pago del servicio y el vandalismo a los equipos de bombeo son motivos por los que el agua no llega a algunas comunidades, señaló Gabriel Ramos Real, director del Organismo Operador Municipal de Agua Potable Alcantarillado y Saneamiento de Navojoa (Oomapasn).

El problema afecta a unos 4 mil ciudadanos y, aunque el impacto era mayor antes, en los últimos meses se solucionó el problema en las comisarías de Masiaca, Rosales y Gabriel Leyva, aseveró el servidor público.

"Aún tenemos problemas con el abasto de agua en Etchohuaquila, Rancho Camargo, Punta de la Laguna y Kutantaka", abundó, "pero en esos lugares estamos surtiendo (de agua) con dos pipas que tenemos a disposición".

De acuerdo al Plan de Desarrollo Municipal 2016-2018, la dotación de agua tiene una cobertura del 97%, aunque aún existen sectores que por su ubicación en la periferia de la ciudad no cuentan con el servicio.

Según el documento en la ciudad se tienen 39 mil 690 tomas de agua registradas de las cuales 95% son domiciliarias, Mil 769 (5%) son comerciales y 51 (0.10%) son industriales.

Para las 104 comunidades de la ciudad apenas se tienen 8 mil 453 tomas registradas, de las cuales el 99% son domiciliarias y el resto comerciales.

Piden ayuda

Matilde Moroyoqui Escalante, de 69 años de edad, es una de las tantas personas de la comunidad de Kutantaka, ubicada a 25 kilómetros al Norte de Navojoa, que recorre largas distancias hasta localidades vecinas para conseguir un poco de agua.

"Siempre hemos batallado, pero la gente que tiene la manera hace su pozo y ellos son los que nos ayudan", manifestó, "mi nieto y yo caminamos para traer agua en cubetas aquí cerca con una vecina, pero cuando no hay, tenemos que ir hasta otra comunidad".

Angélica María Rodríguez Moroyoqui, de 45 años de edad y también originaria de Kutantaka, tiene un pozo en su casa que construyó su esposo y del cual provee de agua a sus vecinos.

"La gente viene a lavar aquí o por agua, mi esposo y cuñado hicieron el pozo pero el agua no se puede negar a nadie, es una necesidad, por eso compartimos", expresó.

En Pueblo Mayo había un problema similar, pero ya quedó resuelto, aseveró Romelia Ortiz, residente del lugar.

"Estuvimos batallando, pero personal del Oomapasn arregló el cableado que hacía falta y ya tenemos agua", añadió.

Suministro en riesgo

El suministro de agua potable está en riesgo, ya que el Oomapasn tiene una deuda de 3 millones 300 mil pesos con la Comisión Federal de Electricidad (CFE), lamentó Rosario Quintero Borbón, alcaldesa de Navojoa.

"Ya nos llegó el requerimiento por esa cantidad y pedimos plazo, porque sin energía eléctrica menos vamos a poder dar el servicio y recaudar ingresos", enfatizó.

El problema de desbasto por fallasen equipo de suministro de agua se solucionaría si se logra mayor eficiencia en el cobro del servicio, recalcó.

"El Oomapasn tiene una cartera vencida por mas de 773 millones de pesos, es por eso que iniciamos una campaña intensiva de recaudación", puntualizó.

La presidenta municipal pidió a los ciudadanos acercarse a hacer un convenio para pagar el adeudo.

"Les hago un llamado para que se acerquen, les vamos a eliminar los recargos, lo importante es recaudar para ofrecer un mejor servicio", exhortó.

- EL IMPARCIAL

NAVOJOA, SON.- El Instituto Municipal de la Mujer en Navojoa busca la manera de darse abasto para atender los casos de violencia de género, de los que en los últimos tres
meses se han contabilizado más de cinco mil en los que ese número de mujeres han sido víctimas de algún tipo de agresión.

La directora del instituto, Bertha Alicia Vafenzuefa dijo que es increíble que en una ciudad tan pequeña ocurran tantos casos de violencia intrafamillar. en cuya mayoría, la mujer y los hijos son las víctimas potenciales.

"Llevemos escasos tres meses y medio en el instituto y se nos hace inmenso, cuando vemos un Navojoa chico, y para atenderlo en cuadrantes se nos hace inmenso, porque no salimos de un caso cuando ya entramos a otro diferente, y es una de las ciudades más tranquilas", indicó.

Explicó que el 80 % de fas atenciones se focafizan en comunidades rurales y el resto en el área urbana.

El propósito del instituto no es separar a las familias, aclaró; sin embargo, cuando existen golpes y maltratos, es importante contemplar una separación antes que ocurran
desenlaces fatales.

Mencionó que a pesar de no lograr que todas las mujeres denuncien este delito, sí han concienciado a muchas de ellas y se han logrado expedir órdenes de restricción para con sus victimarios.

Este problema también debe ser tratado con ayuda psicológica para agresores, abundó. ya que es de ahí de donde emana este problema.