Navojoa Sonora 26 Abril 2018 10:19 Un trágico accidente ocurrió en la comunidad del rezar, en Álamos, cuando una avioneta tipo Cessna se vino abajo con cinco pasajeros. Tres adultos y dos menores de edad.

Los hechos se suscitaron a las 17:00 horas, cuando la aeronave empezó a descender y se desplomó en el rancho Los Bustillos, en el poblado antes mencionado.

Los pasajeros fueron trasladados a Ciudad Obregón en estado de gravedad, siendo un niño de siete años quien sufrió mayor daño, al presentar fractura en el cráneo con exposición de masa encefálica.

La segunda víctima de gravedad fue un hombre de 31 años, con traumatismo cráneo encefálico severo, todos ellos trasladados al Hospital General de Ciudad Obregón (HGO).

Al lugar acudieron elementos de Seguridad Pública del Municipio, Bomberos y Protección Civil. Hasta el momento se desconocen las causas que propiciaron este accidente.

Hay un poco de hermetismo en la información, mientras se realizan las investigaciones pertinentes.

Fuente: Diario del Yaqui

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) clausuró una mina de extracción de yeso en el municipio de Álamos, Sonora, debido a que no contaba con el Manifiesto de Impacto Ambiental (MIA) para su operación.

En un comunicado, se informó que inspectores de la delegación federal de la Profepa en la entidad acudieron a la mina ubicada en la comunidad El Taymuco, perteneciente al ejido Vinatería, de dicho municipio, donde solicitaron al inspeccionado que mostrara las autorizaciones para la exploración y explotación de yeso rústico.

Indicó que el inspeccionado dijo que no contaba con la documentación que acreditara el Manifiesto de Impacto Ambiental, sólo tenía un contrato celebrado con ejidatarios del lugar para la explotación minera.

Por lo anterior, se procedió a la clausura de forma total temporal, la cual deberá permanecer hasta que los representantes de la empresa obtengan dichas autorizaciones ante la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

Durante la inspección no se observó vegetación derribada, ni contaminación por residuos peligrosos, en los 15 mil metros cuadrados que ocupa la mina.

La clausura implica la detención de cualquier actividad dentro del predio, además de que la violación de los sellos de clausura será motivo para interponer una denuncia penal ante la Procuraduría General de la República.

Cabe mencionar que ésta es la segunda mina que la Profepa clausura en lo que va de 2017 por los mismos motivos, la primera fue en el municipio de Cucurpe, de donde extraían oro.

FUENTE: CRONICA