Valentín Elizalde y Gerardo Ortíz vinculados en juicio de "El Chapo" Guzmán

Por haber actuado para él, los nombres de algunos cantantes gruperos han salido a relucir en el juicio que 'El Chapo' Guzmán enfrenta en Estados Unidos, entre ellos, Gerardo Ortíz, Roberto Tapia y el fallecido Valentín Elizalde.

Hasta el momento se desconoce el motivo por el que los exponentes de la música han sido nombrados en el proceso legal, donde Guzmán Loera enfrenta 17 cargos criminales y, de ser condenado, sería sentenciado a cadena perpetua.

Por cierto, que sobre Gerardo Ortiz se afirma que el tema musical "El Ivansillo" que figura en su álbum: “Comeré Callado”, fue dedicado al hijo mayor del Chapo, Iván Archivaldo Guzmán.

“La ley se llevó a mi padre, pero sé que ha de volver, por lo pronto seguiremos trabajando, el mercado no ha caído y la tiendita hay que atender”, canta Ortiz "El Ivansillo".

 Otro de sus temas titulado "El Güero" habla de Héctor Luis Palma Salazar, mejor conocido como “El Güero Palma”, fundador del Cartel de Sinaloa junto a Guzmán Loera.

En cuanto a Valentín Elizalde, asesinado de manera violenta en noviembre de 2006, al término de un concierto en Reynosa, Tamaulipas, su nombre también surgió en el contexto del juicio contra "El Chapo" Guzmán, ya que desde 1999, cuando grabó el álbum: "Regresan los Mafiosos", entró de lleno al mundo de los narcocorridos con temas como: "A mis enemigos", tema por el cual se dice, lo puso en la mira del crimen organizado y fue la causa de su ejecución.

Estos rumores se hacen más fuertes luego del interés internacional que ha desatado este proceso legal en contra del capo mexicano.

Operación Tiburón Azul contra "El Chapo Guzmán"

Recientemente, La Organización Editorial Mexicana (OEM) dio a conocer la operación que las Fuerzas Armadas utilizaron para capturar a "El Chapo Guzmán" la cual tiene origen la madrugada del ocho de enero del 2016, cuando un comando especial de la infantería de Marina rompió el cerco armado que protegía a Joaquín El Chapo Guzmán en una casona del fraccionamiento Las Palmas, en Los Mochis, Sinaloa, orillándolo a huir por las alcantarillas, dos mujeres fueron capturadas y liberadas posteriormente. Una de ellas era su inseparable cocinera. La otra, una misteriosa acompañante del hombre que por estos días es juzgado en una corte de Brooklyn, Nueva York, y cuya belleza aún recuerdan los marinos.

Al despliegue de la Marina se le conoció como “Operación Cisne Negro”. De forma paralela hubo otra operación que hasta hoy permaneció oculta. Se llamó “Tiburón Azul”, la implementó la Policía Federal y consistió en cerrar todos los accesos a Los Mochis, instalar filtros de revisión para cumplir su objetivo: dar con un auto robado.

Nicolás González Perrin despertó esa mañana muy temprano por el timbre de su celular que no dejaba de sonar. Del otro lado de la línea estaba su jefe, el entonces comisionado de la Policía Federal, Enrique Galindo Ceballos. Por aquellos días él era el delegado de la corporación en Sinaloa, recuerda que le preguntó qué novedades había en el estado, si sabía lo que pasaba en Los Mochis.

“Lo único que tenía yo en ese momento era lo que me habían pasado de notas periodísticas y lo que había salido en los medios, decían que en la madrugada, como a las cuatro aproximadamente, había habido un enfrentamiento entre marinos y un grupo delictivo al interior de la ciudad de los Mochis. Era la información que yo tenía de momento, pero se me hizo curioso que me marcara muy temprano”.

-El Sol De Mexico